Facebook Twitter Google+ Pinterest
Redes Sociales
estrategia del rubik

Amigos, hoy quiero compartirles una gran experiencia que tuve este fin de semana. Iba caminando casual por la tarde en el Centro de la Ciudad de México, “El Zócalo”, cuando me acerqué a un puesto de curiosidades y ahí empecé a ver que había toda clase de “chácharas”. Empecé a ver todo lo que había, y de pronto vi algo que llamó mi atención, debajo de unas chácharas había un cubo de Rubik original. En ese momento me transportó a otra época, recuerdo muy bien cuando mi papá tenía el suyo en mi casa y estaba ahí sobre su buró como adorno.

Un día me atreví a jugar con él, estaba totalmente armado y de pronto en un cerrar de ojos ya nada coincidía con los colores como estaba. Moría de miedo al pensar en que lo había arruinado y no podía volver a darle solución, pasé horas intentando y solamente puedo recordar vagamente  que lo escondí en su buró creyendo que no se iba a dar cuenta.

Tiempo después recuerdo que se acercó a mí preguntando si había tomado su Rubik y simplemente le contesté que no, obviamente él sabía que no había nadie más en la casa que pudiera acercarse a sus pertenencias ya que yo era el único que podía tomarlo.

Para no hacerles el cuento muy largo de mi experiencia con el cubo, me empecé a hacer más fanático de él, logré armarlo unas cuantas veces con mi padre hasta que después de un tiempo se me quitó la euforia por seguir armándolo. Pero ese legendario Rubik fue parte de mi niñez y parte de mi adolescencia durante mucho tiempo hasta que deje de verlo; hoy me encontré nuevamente con uno e inmediatamente lo compré queriendo vivir nuevamente esa experiencia de intentar como armarlo.

Seguí viendo más curiosidades del puesto en el que estaba y encontré una gran variedad de cubos, unos eran de 2x2x2 que pienso que ese sería para el bolsillo; también logré ver otros más, unos más sofisticados que ya eran de 4x4x4, 5x5x5 y así sucesivamente.

Había un niño a un lado mío que me preguntó qué era eso que tenía en la mano, le respondí que es un cubo llamado Rubik, un juguete que te daría muchas horas de entretenimiento ya que tendría que completar los diferentes lados del cubo. Se me quedó viendo fijamente con una cara de no sé cómo se juega eso, entonces lo invité a jugar conmigo, él aceptó y nos fuimos a una banca, lo giramos todo sin control hasta tenerlo en diferentes colores y después le expliqué que teníamos que volver a dejarlo como lo habíamos comprado.

Me gustó su iniciativa porque él me dijo que quería intentarlo y comenzó a moverlo… tiempo después o más bien en unas horas después cuando él ya no tenía ideas de como resolverlo se despidió de mí, al parecer creo que este juguete no le convenció tanto, pero para mí fue una experiencia muy grata ya que me transportó a mi pasado cuando comencé por jugar el Rubik de papá.

Agencia Digital

Contáctanos

¿Que servicio requieres?

SEM (Google Adwords)SEO (Posicionamiento Web)Reputation ManagementRedes SocialesCreativoPlaneación Estratégica DigitalTienda Virtual (E-commerce)Aplicaciones MóvilesRed de DisplayDiseño y Programación WebMarketing Digital
captcha